Procesadores Multinucleo

varios-nucleos.jpg

La guerra de los procesadores se asemeja a una carrera. Primero todos los fabricantes querían frecuencia de procesamiento más altas: una competencia para ver quién era el más rápido. Los relojes de la CPU llegaron a cifra alrededor de 3 GHz de ahí lo alto de, pero eventualmente los fabricantes se dieron cuenta de que hay límites. Si se produjera frecuencias más rápidas, los relojes generarían mucho calor, además de consumir más energía. Luego se les ocurrió seguir con la carrera del número de núcleos. Si tú CPU ya no puede ir más rápido, pon dos, o cuatro, o los que se puedan. A esto se le conoce como computación paralela: varios procesadores se integran en un solo chip para distribuir las tareas y así lograr un mejor desempeño de su ejecución simultánea. Esta es la carrera actual, producir el microprocesador con más núcleos. Sin duda, el espectáculo que han dado los principales competidores en esta carrera ha sido impresionante, abrumador y hasta molesto. Naturalmente, me refiero a sus procesadores favoritos AMD e Intel no obstante, la batalla no deja de ser aburrida porque ambas empresas adoptan matices estratégicos diferentes entre sí. Una de las principales diferencias de fabricación de chips multinucleo es la fusión de estos. Mientras que el “Quad-Core”, o procesador de cuatro núcleos de Intel, se compone en realidad del dos chips Core Duo, AMD insiste en que su procesador será mejor por el hecho de ser un chip de cuatro núcleos en una sola fusión. Por otro lado Intel cumplió su predicción y comenzó a fabricar procesadores con transistores de 45 nanómetros, lo que significa que son más diminutos.

Tecnología de doble Núcleo

Imagen IPB

Sin duda algo que ha revolucionado los procesadores es la llamada tecnología de doble núcleo, la cual no es otra cosa que tener dos núcleos de ejecución en el mismo chip, optimizando el rendimiento de forma notable, cabe destacar la diferencia con la tecnología Hyper Threading (consiste en procesar los hilos o subprocesos en paralelo dentro de un único procesador, incrementando el uso de las unidades de ejecución del procesador) en este caso se tienen dos núcleos reales, no solo una simulación.
Aunque son muchos los detalles que caracterizan a esta nueva micro-arquitectura, hay dos claros rasgos que han guiado el diseño de la misma: ahorro energético y rendimiento. Estas dos características parecen erigirse como los dos aspectos clave que están guiando la lucha entre Intel y AMD.
El primero en implementar dicha tecnología de manera real fue la empresa AMD, que saco a la venta la serie de procesadores “X2”, en el 2003 AMD desarrolló el primer procesador de doble núcleo real llamado Athlon 64 X2 después le siguieron: AMD Turion™ 64 X2, AMD Opteron de Doble Núcleo. En este aspecto AMD se le adelanto a INTEL.

Tecnología de Cuatro Núcleos

Imagen IPB

La arquitectura de varios núcleos dispone de un único encapsulado de procesador que contiene dos o más “núcleos de ejecución”, o motores informáticos, y, con software adecuado, permite una ejecución completamente en paralelo de varios subprocesos de software. Para el sistema operativo, cada uno de los núcleos de ejecución aparece como un procesador independiente, con todos los recursos de ejecución asociados
Al proporcionar un rendimiento mejorado y un proceso simultáneo más eficaz de varias tareas, los procesadores de varios núcleos ofrecerán una informática mejorada en entornos tanto domésticos como empresariales.
El primer procesador de cuatro núcleos es el Core 2 Quad, lanzado por la compañía Intel en el año 2007, que no resultó ser otra cosa que dos core 2 duo pegados entre sí al estilo Pentium D, comunicándose por medio del bus, después le siguió el Core 2 Extreme quad-core. Como era de esperarse AMD no quería perder la guerra de los procesadores y respondió con el procesador llamado AMD Opteron™ Quad-Core, el cual a diferencia de core 2 quad de Intel tiene una conexión directa entre los núcleos del procesador. Sin embargo la estrella de AMD son los procesadores Phenom.

El desempeño gana

Imagen IPB

No importa qué tanta publicidad se haga a la marca, al final del día el consumidor promedio no le importará saber de arquitecturas, ni mucho menos profundizará en especificaciones técnicas. Lo que sí es importante es el desempeño. Supongamos que Intel tuvo más anuncios de publicidad y esto le genera un mejor posicionamiento de marca. El usuario optará por lo que conoce sin embargo, si un día está editando sus vídeos familiares mientras sostiene la conversación en sus programas de mensajería instantánea, al tiempo que su programa antivirus realiza una revisión de seguridad del sistema y, de repente, se congele el sistema, no hay prueba más contundente para el que esa para saber si sirve o no. Intel tendrá la etiqueta de procesador débil. Lo mismo le puede ocurrir a AMD. Mientras tanto, la competencia seguirá, el show será divertido y el verdadero beneficio de esto es que la presión para ganar la carrera de los núcleos generará lo mejor de lo mejor en procesamiento.

Anuncios